Conoce las principales características de la arquitectura española

España es uno de los países que posee una rica arquitectura que se remonta a miles de años, actualmente preserva esas obras en buenas condiciones, ha sido ejemplo y fuente de inspiración para muchos arquitectos para crear arquitecturas semejantes e impresionantes en otros países.

Por contar con más de 45 patrimonios culturales, y poseer grandes historias que se involucra desde el periodo romano la convierten en miembro de la UNESCO.

Elementos característicos que la conforman

La arquitectura española resalta principalmente por los elementos que fueron utilizados para cada una de sus obras sin importar el estilo que tenía en ese entonces, hoy día hay construcciones muy modernas para crear una estructura más clásica y aun así conservan estos elementos que hablan por sí solos.

Entre las características más destacadas se puede mencionar que los arcos, los pilares y las curvas enmarcan la elegancia en una ventana, en la entrada principal o los pasillos, es probable que la necesidad de un cerrajero no era notoria. Los azulejos y las baldosas pintadas o decoradas para pisos o las escaleras.

La madera rústica u oscura utilizada como soporte en el techo y como viga. El hierro forjado utilizado como pasamano en las escaleras, como rejillas o adornos en las puertas, portones, balcones y ventanas.

Los techos planos, con desniveles entre sí y el aplique de arcilla para las famosas tejas. Las paredes de texturas gruesas pintadas de color blanco a base de cemento, yeso o adobe. Las ventanas pequeñas y abiertas con rejillas.

Otros aspectos son que las chimeneas de piedras o en forma de torres cuadradas. Los balcones en las habitaciones como mirador exterior. Los patios internos o porches abiertos para crear espacios.

Arquitectura según sus etapas

La arquitectura española no es más que la demostración de diferentes edificios que existían desde la edad primitiva y que aún en pleno siglo XXI se conservan y, las nuevas edificaciones utilizan el mismo patrón para continuar con la arquitectura de aquellos tiempos.

La historia antigua. Predomina desde las tumbas o cámaras de la era de piedra hasta los teatros de la época romana. En Mallorca y Menorca existen las cúpulas funerarias que oscilan del año 1200 A.C., tales como el Fuerte Amurallado Castro de Boroña levantado por los celtas. El Teatro Romano en la ciudad de Mérida que está rodeado de columnas de mármol.

Las mezquitas y las catedrales. Están representadas por el estilo gótico y románico, se destaca por sus muros gruesos de piedras y la grandeza de sus arcos, con grandes torres y ventanas, ejemplo de ello lo observamos en la catedral de Burgos, de Sevilla y la Basílica de Santa María.

El renacimiento y el barroco. Este tipo de arquitectura se impone por su exagerada decoración, ejemplo de ello lo apreciamos en el palacio de Carlos V, el nivel inferior es rústico pero refinado por encima y acompañado por un gran patio. La catedral de Santiago representa el estilo barroco con sus fachadas decoradas y adornadas. Otro ejemplo de ellos es la Universidad de Valladolid.

Lo viejo se mezcla con el modernismo. En los años 1920 la arquitectura moderna se adapta con la arquitectura vieja para imponerse, digno ejemplo, el Pabellón mundial de Barcelona resaltando cada uno de sus detalles, techo exagerado y sobresaliente con limpias líneas. La arquitectura Española se destaca por demostrar carácter en cada una de sus obras.