Cambio estructural en el tiempo

El hombre va dejando huella por donde pasa y la arquitectura es la prueba más evidente de esa afirmación. El hombre, según la época en la que  vivió, ha sabido cómo hacerse presente, trasformando el entorno a su gusto.

No se puede negar que la arquitectura, en un principio busca ser más funcional que otra cosa, pero con el tiempo se ha convertido en una solución para la satisfacción de la funcionalidad y de la estética que más nos gusta.

El tiempo y la acumulación de recuerdos nos dicen que el ser humano ha ido cambiando, que ha ido evolucionado, que ha ido rompiendo paradigmas y superando sus limitaciones. Si antes se veían casas de un solo piso y de alturas por medios, ver edificios que alcanzan un kilómetro de alto debe ser una muestra de todo lo que hemos avanzado.

La necesidad de espacio también que da marcada en la arquitectura y su variación a través del tiempo, si nos damos cuenta, antes las casas eran de un solo piso y muy grandes, eso porque no éramos muchos.

Actualmente, ante el crecimiento acelerado de la población en el planeta, las nuevas construcciones se fabrican verticalmente y con un especio cómodo pero no muy ostentoso, lo que le permite a cada persona del mundo tener un techo donde dormir y descansar.

Es maravilloso ver cómo hemos evolucionado con respecto a la arquitectura, como hemos sabido satisfacer las necesidades estéticas del ser humano mientras aportamos mucha funcionalidad, que es, al final de todo, lo que verdaderamente importa.