Arquitectura Comestible ¿Qué es?

Miles de interrogantes llegaron a mi mente cuando leí sobre “Arquitectura Comestible.”. Cuando oigo la palabra Arquitectura pienso inmediatamente en casas, viviendas, edificios, o todo tipo de diseños que requieren de un cálculo para dar como resultado todo un proyecto de construcción. Pero ¿Qué sea comestible? Eso lo único que me hace pensar es en replicas en miniatura de edificios que se comen en algún tipo de evento.

Pues sí, eso es lo que es. Son diseños, cálculos y precisiones que se usan para levantar proyectos gastronómicos, de exposición en eventos de envergadura, donde se supone asistirán una gran cantidad de comensales que terminaran por devorar cada uno de los elementos comestibles, como si pasara algún tipo de huracán que los arranca de sus pisos.

Pues resulta que ahora, los chef serán llamados arquitectos de los alimentos, o quizás se deberá contratar a un arquitecto para que me diseñe algún platillo, este parece lo suficiente ilógico para aceptarlo. Creo que es solo un juego de palabras, que realmente no están relacionadas del todo. Aunque resulta divertido combinarlo. Lo que si no es un juego es confundir algunas profesiones como la de un herrero con la de un cerrajero, parecieran ser muy similares pero no lo son, un herrero posee la destreza de dominar los metales, moldear para darle el uso que requiera su cliente. Pero un cerrajero es el que usando piezas de metal o de cualquier otro tipo de material, crea cerraduras, cerrojos o candados para impedir que un intruso vulnere una propiedad.

Resulta muy interesante, ver cómo pueden realizarse ciudades comestibles, con los mas mínimos detalles que la ciudad original, esta combinación de arquitectura con cocina resulta ser muy atractiva, desde quien la realiza, conociendo a cada detalle de la ciudad que honran, hasta para quienes la comen, sería interesante comer el abasto de mi ciudad natal, su iglesia o quizás mi escuela. Pues sí, estos proyectos, necesitan no solo de excelentes cocineros sino de arquitectos que planteen la réplica como una maqueta a de cualquier proyecto urbanístico.

La práctica se conoce como urbanofagia o como arquitectura comestible, han sido grandes ciudades europeas las que han tenido el honor de ser duplicadas con ingredientes tanto dulces como saladas, todo depende de los deseos y antojos de los anfitriones. Las ciudades de Madrid, Gran Canaria y Segovia son un ejemplo de la urbanofagia, usando ingredientes como chocolate blanco, milhojas, pincho de frutas, sushi, Crema de cacahuate y pan para recrearlas.

Excelente idea al juntar dos profesiones que jamás habría imaginado, siempre en busca de la alegría, del compartir con los demás, ambientados con las risas, y las expresiones de asombro o de contento cada vez que encuentran un sitio muy familiar con sus vivencias. Lo más importante en estos eventos es cuidar muy bien el asunto sanitario para que regocijo de proyecto de arquitectura comestible no se vea arruinado por algunas indigestiones colectivas, intoxicaciones o alergias por alimentos no conservados adecuadamente por el resto solo nos queda sentirnos como gigantes devorando ciudades.